Iniciarse en la domótica de a poco: comienza con seguridad.

Los sistemas de seguridad y los productos para hogares inteligentes, son cada vez más comunes.

La comodidad y la practicidad de la automatización de un hogar, muchas veces se ven relegados por algunas personas por considerarla compleja. Un sistema de vigilancia puede ser un buen primer paso para empezar a considerar la idea de vivir en un hogar inteligente.

Por lo general, el procesador principal o centro de operaciones de un sistema de seguridad, también tiene las facultades de manejar todas o algunas de las necesidades principales de las casas inteligentes. Esto hace que sea más fácil actualizar el sistema cuando se esté listo para ir más allá de la seguridad y de la automatización.

Los sistemas de seguridad se construyen, en su mayoría, con diversos tipos de sensores sin contacto. Se aplican sensores para puertas y ventanas, sensores de movimiento, sensores giroscópicos, sensores de calor, o de ruido. En un sistema de seguridad, estos sensores ayudan a detectar actividad cuando no debería existir ningún tipo de movimiento o sonido. Su función radica en avisar cuando hay un problema. Lo más importante en este caso es que muchos de esos mismos sensores pueden configurarse para activar otros dispositivos, como luces y termostatos inteligentes o incluso un sistema de música. Por ejemplo, un sensor de movimiento en la cocina puede ser programado para sintonizar una emisora favorita al ingresar al hogar luego del trabajo.

Los sistemas de seguridad se puede controlar a través de smartphone o una tablet, por lo que muchas veces no será necesario un dispositivo de control adicional.

Tienes que saber que para encontrar su practicidad y apreciar sus ventajas debes interactuar con él un par de veces al día hasta que te sea natural y luego estarás listo para seguir incorporando soluciones de domótica a todo tu hogar.

 

 

 

2018-04-12T08:23:58+00:00 abril 12th, 2018|Smart Home|